Actualmente en nuestras sociedades cada vez se vive más tiempo, lo cual es visto como una gran ventaja. Sin embargo, algunos de nuestros mayores no pueden disfrutar de esa longevidad si les aqueja alguna enfermedad que les impida llevar una vida plena

Entre este grupo de personas se encuentran los enfermos de Alzheimer, que, si bien en los primeros estadios de la enfermedad pueden continuar con gran parte de su cotidianidad, según avanza el Alzheimer es necesario recurrir a diferentes recursos y dispositivos faciliten de la vida del enfermo y de sus cuidadores.

camas articuladas para enfermos de Alzheimer

Los enfermos de Alzheimer y sus cuidadores

Entre estas ventajas que nos ofrece la tecnología actual, destacan de forma determinante las camas articuladas, debido a que facilitan la movilidad del paciente a la hora de hacerle posible ampliar su campo de visión, asearle o incorporarle, entre otras cosas, sin que el cuidador tenga que sufrir a su vez, daños innecesarios en su espalda o articulaciones por exceso de esfuerzo.

Camas especiales para los enfermos de Alzheimer

Hoy en día, existen en el mercado una amplia gama de camas para los enfermos de Alzheimerdesde lo más básico, que pasa por cuestiones como los colchones antiescaras, hasta las más novedosas camas articuladas eléctricas.  El rango de elección dependerá de la mejora en la calidad de vida que busquemos para el enfermo de Alzheimer.

colchón antiescaras

Resulta sencillo de explicar las ventajas de las camas articuladas para los enfermos de Alzheimery más si se trata de camas articuladas eléctricas, ya que pueden ser utilizadas con un simple mando a distancia.

De esta manera, en las primeras fases del diagnóstico el propio enfermo podrá adoptar con facilidad la postura que mejor se adapte a su comodidad, dejándole la posibilidad de elegir, con un sencillo mando eléctrico su posición en la cama.

Hay que tener en cuenta que estas personas diagnosticadas de Alzeimer se encuentran inicialmente en un momento de su vida ya de por sí complejo, sin muchas opciones de decisión, en el que se van a sentir previsiblemente angustiados por su pérdida de habilidades y un gesto que para nosotros podría no tener importancia: ser capaz de determinar por sí mismo, con una cama articulada eléctrica, su postura ideal, puede resultar de una gran ayuda emocional para el paciente.

Posteriormente, cuando los enfermos de Alzheimer van viendo deteriorarse sus facultades, su movilidad se ve muy reducida e incluso son incapaces de controlar por sí mismos sus movimientos. En esta fase, que puede durar años las camas articuladas eléctricas suponen una notable ayuda para las personas encargadas de la atención y el cuidado de estos enfermos.

En definitiva, un familiar enfermo de Alzheimer merece el mejor cuidado diario y éste puede proporcionárselo una cama articulada simple o una cama articulada eléctrica.